jueves, 22 de mayo de 2014

PACK DE SEGURIDAD 2x1


En épocas de crisis cada vez son más los packs de "2x1" que se ofrecen en cualquier artículo, y últimamente en las tiendas de artículos de bebés (y por lo que a las sillas de auto se refiere) estos packs aparecen y crecen como setas en otoño. Algo bueno tenían que aportar las crisis a los consumidores ¿no?

Re-tenSión no se queda atrás y, acorde con la coyuntura que a todos nos toca vivir, os trae una oferta irresistible: nuestro "PACK DE SEGURIDAD 2X1".




¿Lo queréis? Sólo es preciso responder a dos sencillas preguntas:


¿Cuál es la primera causa de mortalidad en accidente de tráfico?
y...
¿Cuál es la segunda causa de mortalidad en accidente de tráfico?


Tranquilos que no hace falta que recurráis a la wikipedia, ni a ningún "experto internacional" de esos que aparentemente saben tanto y a los que se alude cada vez con más frecuencia para justificar lo injustificable. Seguid leyendo que os lo contamos nosotros de primera mano.

Mucha gente piensa que entre los asientos delantero y trasero hay espacio más que suficiente ¿verdad? Atentos al video: 





¿Qué sucede? que aunque no estemos habituados a ver esto en los videos de laboratorio (porque los trenes de pruebas no llevan más que banco trasero), lo cierto es que la lesión por impacto directo en la cabeza es la principal causa de mortalidad por accidente de tráfico a cualquier edad. Es decir, tanto en niños como en adultos.

En el caso de los niños la solución es bien sencilla y a estas alturas todos la conocemos: sentarlos en una silla de espaldas a la marcha. Pero ¿y el adulto?. En su caso será el cinturón de seguridad el responsable de evitar el golpe, o al menos reducir su intensidad. Y aquí viene la pregunta del millón:

¿Llevar puesto el cinturón de seguridad garantiza nuestra integridad física?


Rotundamente no. Se calcula que cada año este dispositivo salva cerca de 100.000 vidas. No obstante, el uso inapropiado del mismo, puede derivar en lo que se conoce como "efecto submarino". Las graves consecuencias del mismo y la frecuencia con la que sucede, lo convierten en la segunda causa de mortalidad por accidente de tráfico. 

¿Qué es el efecto submarino? 

El desplazamiento del cuerpo hacia adelante y hacia abajo que, irremediablemente y de manera incontrolada, se produce en una deceleración brusca, cuando el pasajero está sujeto por un cinturón de seguridad mal colocado. Ese ajuste inapropiado es el causante de daños muy graves (o mortales) a nivel medular y abdominal.  




En 1959 el ingeniero sueco de VOLVO NILS BOHLIN desarrolló el cinturón de tres puntos de anclaje. Desde el principio tuvo claro que para proteger a un pasajero de entre 35 y 55 años, el cinturón necesitaba contar con una banda abdominal y otra longitudinal que retuviera el cuerpo en caso de accidente. Ayudado por el Doctor Bertil Aldman demostró al mundo que el cuerpo podría soportar la presión de su cinturón siempre y cuando ésta se ejerciera sobre los huesos más resistentes del cuerpo: clavícula y pelvis.

Mientras que el apoyo correcto del cinturón en la clavícula le guía correctamente sobre el torso y evita que las costillas perforen nuestros órganos internos superiores, el apoyo correcto sobre la pelvis, protege a los órganos internos inferiores y columna.

Quienes lo conocieron afirman que Bohlin se preguntaba una y otra vez si su diseño obedeció a sus conocimientos de ingeniería adaptados al cuerpo humano, o si alguna "intervención divina" le había puesto en las manos una pelvis diseñada miles de años antes de tal forma que pudiera soportar la presión de un futuro sistema de seguridad.

Sea como fuere lo cierto es que nuestra pelvis cuenta con dos "guías" naturales para dar paso al cinturón, y éstas se encuentran entre la parte inferior de la cresta ilíaca y la cavidad femoral


Cuando se produce un impacto frontal, la única manera de impedir que el cinturón nos dañe, es evitando que se salga de esa especie de guía natural. Para un correcto funcionamiento de este sistema, el asiento tiene que estar recto; con un ángulo de 90 grados o lo más aproximado posible. Nosotros debemos asegurarnos de estar sentados bien apoyados sobre el respaldo, con la banda longitudinal del cinturón sobre la clavícula (sin llegar al cuello), y con la banda abdominal posicionada lo más abajo posible.

Y a estas alturas os estaréis preguntando:

"Vale, ya tenemos la respuesta que pedíais... Ahora ¿qué tengo que hacer para optar a mi PACK DE SEGURIDAD 2X1?"

Lo curioso es que buena parte de nuestros lectores ya disfrutáis de él, y vais a verlo claro en seguida. Hasta que no instalamos una silla de espaldas, los padres estamos lejos de llevar los asientos en la posición que Bohlin determinó como segura para el ocupante. Lo habitual es que vayamos de la siguiente manera:


Respaldo reclinado, banqueta desplazada hacia delante, y asiento hacia atrás para alejarnos del salpicadero. Todo ello buscando esa postura semi-reclinada que nos resulta tan cómoda.

Lo que a menudo no tenemos en cuenta es que, en esas condiciones, no sólo este sistema de seguridad que tantas vidas ha salvado no podrá protegernos, si no que se convertirá en nuestro verdugo.




Pero ¿qué sucede cuando queremos instalar una silla de espaldas para nuestro hijo? Pues que por lo general nos obligará a colocar el respaldo del asiento de delante más recto, a desplazar la banqueta hacia atrás, y a acortar un poco la distancia con el salpicadero.



Así es chic@s:

Esa silla de espaldas que habéis adquirido con muchísimo esfuerzo; esa que os ha suscitado tantas dudas en el momento de valorar su compra; la que os obliga a debatir y rebatir constantemente con los entendidos vuestros motivos para llevarlos así, y cuya adquisición se debe única y exclusivamente al amor que sentís por vuestros hijos, esa silla resulta que os está protegiendo a vosotros también.

Ese es vuestro "PACK EN SEGURIDAD 2X1"



Poner al niño de espaldas no implica solamente darle la vuelta a una silla o a un concepto, sino que supone un reto para nuestra propia mente y nos permite empezar a ver la seguridad como lo que realmente es:

Algo que hasta entonces se había escapado a nuestro control.

Darle la vuelta a la silla abre una puerta enorme a la reflexión y mientras que a nuestro pequeñajo lo sitúa en la posición más segura, a nosotros nos lleva de la mano por el camino correcto. ¿No os resulta fascinante?  

Hasta la próxima entrada

4 comentarios:

  1. ME HA ENCANTADO!!!!

    Un gran acierto, si señor!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Luisa, nos alegramos mucho de que te haya gustado!

    Saludos y gracias por seguirnos!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias a ti Marta, por tus palabras y por estar ahí leyendonos!

      ¡Un saludo!

      Eliminar